"Las personas se miden por la soledad que soportan,
y la mía es mi mayor capital"

cosas rotas.

Louie empezó a reír a carcajadas mientras subía la larga cuesta hacia la pradera.

–¿Me lo repites?

Lauren clavó sus pies en el suelo. Hacía rato que el estómago le daba vueltas en pleno centrifugado, amenazando con desbordar en cualquier momento. Todo era raro y absurdo, y Louie no ayudaba a normalizarlo.

–Ha dicho que las cosas rotas son más bonitas, porque tienen más probabilidades de encajar. –por más que lo repetía, no parecía ni más cierto ni menos triste.

Cuando las carcajadas del otro pararon, Lauren no distinguió ni una palabra.

–¿Qué?

Louie se giró, con el sol de fondo iluminándole como el salvador que se negaba siempre a entrar en escena. Todos los focos del mundo se esforzaban en centrarse en él, y Louie por contra se esforzaba en echar los pies a un lado y evitar el protagonismo.

–Eso son mariconadas. Las cosas rotas no encajan mejor, todo lo contrario. Están más afiladas y tienen más facilidad para hacer daño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar algún suspiro que otro. Bueno, si quieres.